Comprensión de la dermatitis atópica en adultos: síntomas, causas y tratamiento

La dermatitis atópica, comúnmente conocida como eccema, es una afección inflamatoria crónica de la piel que a menudo afecta a los adultos. Caracterizada por enrojecimiento, dolores e inflamación, la dermatitis atópica plantea situaciones muy exigentes para los residentes, afectando no sólo su bienestar físico sino también sus elementos emocionales y sociales. La condición generalmente se manifiesta en adultos cada año, con signos que van desde problemas leves a graves con las actividades cotidianas. No existe tratamiento para la dermatitis atópica en adultos, pero la situación puede controlarse con las precauciones adecuadas. Las opciones de tratamiento incluyen corticosteroides artificiales, antihistamínicos y medicamentos recetados.  

En los últimos años, la superioridad de dermatitis atópica en adultos ha aumentado, y los estudios muestran un aumento significativo de casos en todo el mundo. Según la Academia Estadounidense de Dermatología, la dermatitis atópica afecta a un porcentaje mayor de adultos, hasta un 10% en los EE. UU. Además, la carga de la dermatitis atópica se extiende más allá de los simples síntomas corporales, con grandes efectos monetarios como gastos de salud, falta de productividad y reducción de la vida. A pesar de su prevalencia e impacto, la dermatitis atópica en adultos sigue siendo una circunstancia compleja y difícil de controlar con éxito. Las alternativas de tratamiento normalmente tienen varias alternativas, como corticosteroides tópicos, humectantes, antihistamínicos e inmunosupresores condicionales. Sin embargo, en casos graves, los pacientes y los expertos en atención médica intentan encontrar equilibrio entre la prevención de los síntomas y las consecuencias de los aspectos de capacidad.

En este artículo introductorio profundizamos en las complejidades de la dermatitis atópica en adultos, examinando la prevalencia, el efecto y el control de situaciones exigentes. Al comprender la naturaleza multifacética de esta afección, pretendemos resaltar la importancia de las técnicas holísticas, que abordan no solo el alivio de los síntomas sino también los aspectos emocionales y sociales de vivir con dermatitis atópica en la edad adulta.

¿Qué es la dermatitis atópica? 

La dermatitis atópica es una enfermedad crónica causada por picazón en la piel. Aparece y desaparece con regularidad y puede afectarle cuando sea un bebé o por el resto de su vida. Por lo general, puede comenzar en la infancia o la niñez y mantenerse hasta la edad adulta. La dermatitis atópica es una afección multifactorial estimulada por factores genéticos y ambientales. Las razones de la dermatitis atópica no se comprenden completamente; sin embargo, se cree que involucran una combinación de elementos genéticos, ambientales e inmunológicos. Los adultos con dermatitis atópica suelen tener reacciones inflamatorias y los síntomas varían de moderados a extremos.  

Las personas con dermatitis atópica pueden desarrollar brotes causados ​​por una variedad de factores, incluidos ciertos alimentos, alérgenos, cepas e irritantes como jabones o detergentes. Aunque es posible que no exista cura para la dermatitis atópica, los tratamientos que incluyen humectantes para la piel, corticosteroides tópicos e inmunomoduladores pueden ayudar a controlar los síntomas y reducir la infección. Evitar más y trabajar para lograr una conducta adecuada de cuidado de la piel puede ayudar a reducir la infección y mejorar la calidad de vida de quienes padecen esta afección. 

¿Cómo afecta la dermatitis atópica a los adultos? 

La dermatitis atópica puede afectar a los adultos de diversas formas, frecuentemente provocando dolor y afectando la calidad de existencia. Aquí hay algunos resultados de aspectos comunes:

  • Irritación de la piel: Los adultos con dermatitis atópica tienen la piel enrojecida, infectada y con picazón, lo que puede resultar muy incómodo. El dolor puede ser intenso e interferir con los deportes cotidianos y el sueño.
  • Piel seca: La dermatitis atópica provoca habitualmente sequedad en la piel que puede agrietarse, pelarse y descamarse. Este deseo ardiente puede alimentar el dolor y la ira.
  • Contaminación de la piel: Rascarse puede dañar la piel, principalmente provocando contaminación. Las bacterias, los virus y los hongos pueden beneficiarse de la barrera cutánea dañada, provocando afecciones que incluyen impétigo, resfriados o infecciones por hongos.
  • Impacto emocional: Vivir con afecciones cutáneas persistentes como dermatitis atópica puede afectar el bienestar emocional. Especialmente cuando la condición se vuelve evidente, puede causar emociones de vergüenza, frustración y autocrítica.
  • Impacto en las actividades diarias: La dermatitis atópica grave puede interferir con las actividades y la interacción social de cada día. La incomodidad con su piel o la timidez también pueden impedirle colaborar en actividades positivas o usar prendas positivas.
  • Problemas para dormir: El dolor y el malestar pueden interferir con el sueño, provocando fatiga e irritabilidad durante el día. La falta de sueño también puede exacerbar diferentes elementos de esta circunstancia.
  • Impacto en la Vocación y el Empleo: La dermatitis atópica grave también puede requerir tratamiento y tiempo libre en el trabajo para consultar a un médico o controlar los signos y síntomas. Los problemas y distracciones que plantea esta condición también pueden afectar la productividad en la pintura.
  • Calidad de existencia: En general, la dermatitis atópica puede afectar significativamente la buena vida de un adulto, afectando la comodidad física, el bienestar emocional y el funcionamiento diario. Las personas con dermatitis atópica deben trabajar en estrecha colaboración con los servicios de atención médica para controlar su afección y quienes están en sus vidas se las arreglan mejor para poder disminuir el impacto. 

Síntomas de la dermatitis atópica en adultos 

Los signos y síntomas de la dermatitis atópica en adultos pueden variar mucho de un hombre o una mujer a otra, desde leves hasta intensos. Los signos comunes de dermatitis atópica incluyen:  

  1. Infección en la piel: Este es un síntoma común. El dolor puede ser excesivo y continuo, provocando convulsiones que agravan la situación.
  2. Piel seca y escamosa: La dermatitis atópica puede provocar que la piel se seque, se escame y se agriete, haciéndola más vulnerable a la contaminación.
  3. Enrojecimiento o irritación: Las áreas afectadas de la piel también pueden volverse rosadas, hinchadas e infectadas, especialmente con una infección.
  4. Piel seca: Con el tiempo, la piel puede volverse áspera debido a la picazón e inflamación repetidas, lo que se conoce como liquenización, especialmente en casos crónicos.
  5. Piel agrietada: La piel puede agrietarse, especialmente cuando se dobla, como en los codos o las rodillas.
  6. Decoloración de la piel: La inflamación crónica puede provocar la decoloración de los poros y la piel, haciendo que las áreas afectadas sean más claras u oscuras que la piel circundante.
  7. Dolor o malestar: En casos graves, la dermatitis atópica puede causar dolor o malestar, principalmente si la piel está agrietada o infectada.

Es importante decir que los síntomas pueden variar en gravedad y pueden ocurrir a través de los años. Además, las personas pueden estar expuestas a desencadenantes que exacerban sus signos y síntomas, incluidos ciertos tejidos, detergentes, clima seco y diferentes factores ambientales. Si sospecha que tiene dermatitis atópica, debe consultar a un experto en atención médica para un análisis y tratamiento adecuados. 

Comprender las causas de la dermatitis atópica

Predisposición genética: La situación es muy común en personas con antecedentes familiares de dermatitis atópica, asma o rinitis alérgica, lo que sugiere un factor genético.

Disfunción inmune: El trastorno inmunológico desempeña un papel importante en la mejora de la dermatitis atópica, provocando hiperinflamación en reacción a desencadenantes ambientales.

Desencadenantes ambientales: Algunos factores ambientales, como irritantes, alérgenos, cambios de temperatura e infecciones, pueden hacer que los síntomas se calienten.

Síndrome de la barrera cutánea: Una barrera cutánea dañada, comúnmente debido a factores genéticos o irritantes externos, provoca la secreción de agua y las sustancias inflamatorias se absorben en la piel, lo que provoca calor y picazón.

Cómo controlar la dermatitis atópica

Si bien es posible que no exista tratamiento para la dermatitis atópica, algunas sugerencias comunes para reducir la aparición de síntomas, defenderse de la inflamación y mejorar su estilo de vida a través de estas son las medidas preventivas:

  1. Tratamiento tópico: A menudo se recetan emolientes tópicos, antihistamínicos y corticosteroides para hidratar la piel, aliviar la inflamación de la piel y proteger el dolor.
  2. Hidratado con frecuencia: Mantenga sus músculos y piel hidratados humectándolos con frecuencia, especialmente después de la ducha. Busque un humectante o humectante hipoalergénico y sin fragancia.
  3. Evite los desencadenantes: Identificar los factores desencadenantes, como jabones fuertes, fragancias, tipos adecuados de ropa y productos respetuosos con el medio ambiente, le permitirá conservar el calor.
  4. Lavado en seco: Utilice algún tipo de limpiador sin fragancia y manténgalo alejado del agua tibia, ya que esto eliminará el aceite vegetal de la piel. En su lugar, opte por agua caliente y masajee suavemente su piel después del enjuague. 
  5. Cuidado adecuado de la piel: Las prácticas suaves de cuidado de la piel, como limpiadores suaves, retirar el agua tibia y exfoliar la piel, pueden ayudar a mantener la barrera cutánea y reducir las infecciones.
  6. Use ropa cómoda: Opte por prendas suaves y transpirables confeccionadas con tejidos lisos como el algodón. Evita la ropa ajustada que pueda empeorar tu piel y opta por ropa suave.
  7. Lentes Graduadas En la dermatitis atópica de moderada a grave, se pueden recetar medicamentos orales como antihistamínicos, inmunomoduladores o antibióticos para controlar los síntomas y prevenir complicaciones.
  8. Fototerapia: La fototerapia o fototerapia implica exponer la piel a longitudes de onda específicas de luz para disminuir la inflamación y aliviar los síntomas, especialmente en personas que no responden a los tratamientos tradicionales.
  9. Consulta a un dermatólogo: Si su dermatitis atópica empeora o no responde a los tratamientos caseros, consulte a un dermatólogo. Se pueden ofrecer planes de tratamiento individualizados, que incluyen medicamentos recetados como inmunomoduladores o corticosteroides orales. 

¿Cómo se trata la dermatitis atópica?

La dermatitis atópica, también conocida como eccema, es una afección inflamatoria crónica de la piel que requiere un abordaje médico integral. A continuación se ofrecen consejos comunes para el proceso: 

  • Hidratante: La crema hidratante regular hidrata la piel y reduce la sequedad y la inflamación.
  • Corticosteroides tópicos: Estos medicamentos o ungüentos antiinflamatorios suelen recetarse para reducir la inflamación y el dolor durante la fase de extinción del incendio. Para evitar efectos secundarios, se deben utilizar con moderación y se trabajan paso a paso con un profesional del fitness.
  • Antagonistas tópicos de la calcineurina: Estos medicamentos, incluidos tacrolimus y pimecrolimus, son alternativas a los corticosteroides para el tratamiento de la irritabilidad. Son especialmente útiles para zonas sensibles, como la boca y el cuello.
  • Anticonvulsivos: Los anticonvulsivos orales pueden ayudar a reducir el dolor y mejorar el sueño, especialmente por la noche. Durante el día se prefieren los no hipnóticos.
  • Apósito húmedo: Porcentaje de humedad o pc. Se puede aplicar en las zonas afectadas para adormecer las mucosas y la piel. Se puede agregar a medicamentos tópicos.
  • Terapia de luz: En algunos casos, la mejora de longitudes de onda específicas para la sensibilidad bajo supervisión médica (fototerapia) puede ayudar a mejorar los síntomas.
  • Medicamentos sistémicos: En casos graves en los que otros tratamientos han fracasado, se pueden recetar medicamentos orales o inyectables junto con corticosteroides, ciclosporina, metotrexato o productos biológicos para el cierre sistémico y suprimir el sistema inmunológico para reducir la inflamación.
  • Identifique y evite los desencadenantes: Identificar y defenderse de los desencadenantes de los síntomas, que incluyen alimentos, vestimenta o factores ambientales positivos, puede ayudar a salvarlo de una infección.
  • Cuidado adecuado de la piel: Usar jabones y detergentes suaves y sin fragancia, tomar un baño suave o bañarse y secar la piel con palmaditas en lugar de frotarla sobre la piel ayuda a controlar la infección.

Es fundamental trabajar estrechamente con un profesional de la salud para crear un plan de tratamiento que se adapte a sus necesidades específicas y evaluar su condición de manera regular.

Conclusión

La dermatitis atópica es una situación compleja y complicada que requiere una técnica múltiple para controlarla. Al conocer sus signos y síntomas de Dermatitis atópica en adultos Causas y técnicas de tratamiento, las personas pueden tomar los primeros pasos para reducir el dolor, prevenir los brotes y mejorar su calidad de vida universal. Tratar adecuadamente la dermatitis atópica es factible con el cuidado adecuado de la piel, el control científico y la orientación.

 

Deje un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Las areas obligatorias están marcadas como requeridas *